Páginas

4 abr. 2013

GARDEN STATE, un film que deberías ver...

Para no perder la buena costumbre, aquí me hallo con mi segunda entrada. Como comenté en la primera entrada, no sólo voy a escribir sobre cocina, en este blog hay cabida para todo tipo de temas: desde temas cursis como cosas de bebés, a cosas más profundas como el sexo de los ángeles, jajajaja. 

Bueno, aquí viene una reseña (no sé como llamarlo si no) sobre una película que vi hace muy poco y que me gustó muchísimo. Os la dejo para que, si les entra el gusanillo, la veáis. Ale!





Dirección: Zach Braff

E.E.U.U. 2004

Un film muy poco americano, o por lo menos muy poco comercialmente americano, escrito, dirigido y protagonizado por Zach Braff. Nos muestra en este film un canto a la vida, eso sí, un canto a esas vidas de personajes secundarios, personajes que normalmente no son los protagonistas ni de sus propias vidas.

Mientras disfrutamos de un buen comienzo vamos observando una historia muy sencilla: un chico poco sociable y atiborrado a litio vuelve a casa después de mucho tiempo para enterrar a una madre que él mismo dejó en silla de ruedas cuando era pequeño. ¿Tragedia? para nada, en este film no hay cabida para lo trágico. Desde ese momento vemos la relación tan fría que mantiene con su padre, sin embargo, no nos sentimos en la necesidad de posicionarnos entre uno u otro. 

El chico entierra a su madre, se reencuentra con sus amigos de la infancia, y durante un rato pensamos "aquí no pasa nada", hasta que aparece una joven Natalie Portman, como chica también rara, pero muy risueña, llena de vida y con un casco en forma de tortuga. La historia de los dos protagonistas nos cautiva desde el primer momento, aludiendo a aquellos tonteos adolescentes, donde había más ingenuidad, cosquillas e ilusión que otra cosa.





La chica, a su vez, con otra historia un poco absurda: una madre encantadora pero un poco para allá, una casa llena de animales... también nos descoloca si buscamos una historia lógica y racional. Las aventuras y desventuras de esta pareja, junto a sus amigos, se nos muestra como una carretera secundaria ante una gran autopista, es decir, esas historias que se desarrollan a nuestro alrededor mientras nosotros atendemos a otras historias más importantes y racionales. 

El director aliña esta alocada historia con una banda sonora de una calidad exquisita, eso sí, muy personal, que ayuda a mejorar la película de una manera tremenda. También acude a recursos estilísticos maravillosos, cambios de planos originales, fuera de lo habitual y que son muy poéticos.

El culmen de la película es ante un precipicio, donde se encuentra un arca, como la de Noé, en medio de la nada. Y los personajes gritan y gritan, simbolizando la fuerza del mar que azotaba al arca de Noé, dando la oportunidad de empezar de nuevo. Y aquí es donde nos sentimos identificados y damos sentido a nuestras reflexiones.






Aunque nos pasemos toda la película pensando que va a pasar algo malo, no pasa nada, y encima tiene un final feliz. Esto puede decepcionar a cualquiera, por la falta de acción, pero a mí no. De eso se trata, es una historia maravillosa, donde el autor se busca a sí mismo, llena de detalles que se nos escapan. Abogo por los films así, la mayoría europeos o independientes, donde la historia es una canto a las cosas pequeñas e insignificantes, que en realidad son cruciales.... pero ¿no es esto la vida?





2 comentarios:

  1. Sólo por el mero hecho de que este mi Natalie!!!! <3 ^_^ La veré, jeje, este tipo de film, me suele gustar, así que le echaré un ojito, tiene buena pinta.
    Gracias por compartir :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. de nada! a mí me gustó muchísimo, una peli un poco alocada y que te ríes bastante de lo absurda que es a veces, ya me dirás ;) un besote!

      Eliminar