Páginas

16 abr. 2013

Del viajero al turista... el viaje es vida y fotografía...



            La fotografía, actualmente, nos sirve como medio de aproximación y de conocimiento del mundo. Ello cambia totalmente la visión que se tiene de todo lo que nos rodea, puesto que nos acerca a lo lejano, a lo remoto, haciendo accesible y próximo cualquier lugar. Son muy significativas al respecto las palabras de Susan Sontag cuando afirma:

(...)el resultado más imponente de la empresa fotográfica es darnos la sensación de que podemos apresar el mundo entero en nuestras cabezas, como una antología de imágenes. Coleccionar fotografías es coleccionar el mundo (...)”[1]

            Desde la segunda mitad del siglo XIX, la fotografía tenía como una de sus cualidades fundamentales la de ser usada como un medio de documentación de la realidad. En este aspecto, será utilizada para atrapar, por medio de la técnica, lo que no se podía conseguir por otros medios. Es el caso de la fotografía de viaje, su capacidad con respecto a capturar la realidad, hace que sea empleada para recoger, en este caso, aspectos culturales.


            La posibilidad de ver y apreciar otros lugares sin necesidad de viajar -no debemos olvidar que no todos los estamentos sociales tenían el suficiente apoyo económico para realizar esta labor-, conlleva que surja desde los primeros años de desarrollo de la imagen un oficio concreto del fotógrafo, el documentalista, el viajero. En este sentido, ya en 1840, tan sólo un año después de la presentación del Daguerrotipo, comienzan a realizarse las “Excursiones daguerriennes”; a través de ellas se consigue un amplio repertorio de vistas de diferentes países; estas imágenes se ponen a la venta como una colección de láminas que son ofertadas mediante una publicación de entregas sucesivas. De esta forma, las expediciones a cualquier zona geográfica son campo de acción para los fotógrafos, convirtiéndose esta vertiente en algo habitual durante todo este período de tiempo.
















[1] SONTAG, SUSAN (1996): “En la caverna platónica”, en Sobre la fotografía, Barcelona, Edhasa, p.13

No hay comentarios:

Publicar un comentario