Páginas

11 abr. 2013

Del viajero al turista ... La vida es un viaje...


Esta expresión la hemos escuchado muchas veces y parece ya un tópico, pero es una realidad. La vida es un viaje en el tiempo y en el espacio; un viaje a nuestro interior, un constante devenir, un desplazamiento, una transformación. Heráclito ya lo explicaba hace veinticinco siglos a través de frases que han viajado en el tiempo de generación en generación. “El sol es nuevo cada día”, decía, y también que no es posible bañarse dos veces en el mismo río.

            El viaje es vida, aventura, descubrimiento, conocimiento, evolución; es formar parte de esa ecuación en la que velocidad, espacio y tiempo juegan con nuestras mentes mostrándonos lo relativo que es todo aquello que percibimos como “trascendente”. El espíritu viajero y aventurero no es fácil de reprimir; aflora por todos lados, y como no se puede aniquilar, se manifiesta de formas distintas y dispares.

            Viajar y contarlo después parece algo inseparable. Así lo han hecho todos, o casi todos los viajeros a lo largo de la historia. Por ello, el viaje y la fotografía se unen como dos miembros de un mismo cuerpo; no sólo basta llegar a casa contando lo que nos ha parecido Viena o La Gomera, nos traemos las pruebas que acreditan ese viaje, esas experiencias vividas, esos momentos en los que la ruptura de la rutina y el descubrimiento de tantas cosas nos han hecho inmensamente felices.


CLAUDE MONET – “Le gare Saint Lazare (La estación de Saint Lazare)”, 1877 – óleo sobre lienzo, 75-100 cm. - Paris, Musée d'Orsay
Martin Parr | Italy, Pisa, The Leaning Tower of Pisa, 1990 (from Small World)

...



No hay comentarios:

Publicar un comentario